04 de Diciembre, 2021
Radio Mercosur
América

Nicaragua se va de OEA

La dictadura nicaragüense aduce la reiterada intromisión de la organización en sus asuntos

Responsive image
Según la resolución de la OEA, las elecciones presidenciales del domingo en Nicaragua “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”
 
El ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, anunció el viernes que el país ha iniciado de forma oficial el proceso de salida de la OEA, Organización de Estados Americanos, ante lo que el Gobierno nicaragüense considera “continuas muestras de injerencia” en los asuntos internos del país.
 
El presidente, Daniel Ortega, ha procedido a presentar al secretario de la organización, Luis Almagro, una denuncia por “intromisión” en los asuntos internos y el consiguiente deseo del país de “abandonar la entidad”.
 
 
Después de los comicios celebrados el pasado domingo 7 de noviembre, entre acusaciones de fraude y críticas por la represión del Gobierno a la oposición y críticos, la OEA aprobó una resolución en la que declaraba “ilegítimas” las elecciones, llamando a una “evaluación colectiva inmediata” con el fin de “tomar las acciones apropiadas” respecto a Nicaragua.
 
Según la resolución, las elecciones presidenciales del domingo en Nicaragua “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”. El documento afirma además que las autoridades de Nicaragua han ignorado todas las recomendaciones de la organización.
 
Precisamente fue Venezuela el primer país de la historia de la OEA que salió de la organización, a quien acusó de “intervencionismo” por haber convocado una reunión de ministros de Exteriores para abordar la situación en el país. La denuncia a la Carta Democrática --procedimiento por el cual un país sale de la OEA-- se produjo en 2017.
 
El artículo 148 de la carta contempla un periodo de dos años desde la denuncia hasta que se hace efectiva la salida. No obstante, en el caso de Venezuela, la OEA no reconoció el segundo mandato de Nicolás Maduro y dio su respaldo al opositor Juan Guaidó como presidente, lo que truncó el proceso de retirada venezolano.
 
 
Guaidó, autoproclamado presidente, envió entonces una carta al secretario general de la OEA, Luis Almagro, para comunicarle que “formalmente la decisión del Estado venezolano” de dejar sin efecto la denuncia de la carta enviada por Maduro.
 
 
 
Las otras grandes perturbaciones que ha enfrentado la OEA han sido la suspensión de Cuba y Honduras. En el caso del primero, todavía no ha regresado al organismo, mientras que Honduras, suspendido tras el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009, fue reinstaurado dos años después.
 
Cabe señalar que la OEA condenó la situación de "presos políticos" en Nicaragua y pidió su liberación.
 
La secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) expresó a principios de este año su condena por la situación de los denominados "presos políticos" en Nicaragua, e hizo "el llamado para su inmediata liberación".
 
Asimismo, exhortó el 4 de marzo ppdo.,  a que cesara el hostigamiento y persecución de opositores para asegurar un proceso de elecciones libres, justas y transparentes" en este mes de noviembre pero que, en las elecciones pasadas, el país "no hacumplido con las indicaciones del oganismo americano."
 
Es más aún :"La Secretaría General (de la OEA) ha recibido constancia de la existencia al presente de más de cien presos políticos en Nicaragua", señaló el organismo en una declaración.
 
"Todos ellos han sido presentados como presos comunes, sin juicios justos, violentando sus libertades fundamentales, están encarcelados junto a delincuentes comunes, sufren agresiones y amenazas de los presos comunes y sufren el ataque sistemático a su integridad física, malos tratos y torturas reiteradas por sus carceleros", sostuvo.
 
Esas acciones, continuó la Secretaría General de la OEA, conllevan responsabilidad en función de la violación de normativa nicaragüense, así como los instrumentos jurídicos internacionales en materia de derechos humanos.
 
"La Secretaría General tiene igualmente constancia de que los familiares de los presos políticos sufren constantes amenazas por parte de agentes del Estado, así como el hostigamiento por parte de las autoridades penitenciarias y tratos lesivos a sus personas por parte de los funcionarios de las cárceles", indicó.
 
LA OEA PIDIÓ EL INGRESO DE LA CIDH
 
Por tanto, la OEA dijo que el Gobierno de Nicaragua debe permitir que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) regrese al país para informar sobre la situación actual de derechos humanos.
 
Además, reiteró "la exigencia de la liberación inmediata de todos los presos políticos", y exhortó, el 04 de marzoz ppdo.,  "a que cesara el hostigamiento y persecución para asegurar un proceso de elecciones libres, justas y transparentes" en noviembre próximo.
 
El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega ha criticado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, a la CIDH, y a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), a los que acusa de querer asfixiar al país.
 
 
En diciembre de 2018, ocho meses después que estallara la actual crisis sociopolítica y de derechos humanos, el Ejecutivo de Daniel Ortega dio por concluida la visita y permanencia del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), entes tutelados por la CIDH.
 
Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la CIDH, aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado. EFE
 
Fuente: Mercopress /Por Agencia EFE
lfp/cfa

Sábado, 20 /11/2021 -