22 de Septiembre, 2019
Radio Mercosur
Mercosur

Reunión de autoridades de Brasil con la Mesa Directiva del Parlasur

El encuentro se realizó en Brasilia, capital federal del Brasil y sede de gobierno del Distrito Federal.

Responsive image
Los legisladores apoyaron la moción que insta al gobierno de Viena a vetar ante el Consejo Europeo la aprobación del tratado comercial.
 
El acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) tuvo su primer revés parlamentario esta semana con la decisión de los legisladores austríacos.
 
El "no" del parlamento en Viena se suma a las críticas del Gobierno de Francia porque Brasilia "no respeta sus compromisos sobre clima y biovidersidad" ante los incendios en el Amazonas, y a las protestas de los productores agropecuarios europeos.
 
Pero este jueves todos los partidos del parlamento de Austria (socialdemócratas, democristianos, ultranacionalistas y de izquierda) aprobaron una moción para que el Gobierno de Viena vete el acuerdo Mercosur-UE.
 
Sólo el partido liberal NEOS apoyó el acuerdo entre la Unión Europea y el bloque regional sudamericano, aunque con algunas modificaciones. El resto de las fuerzas políticas se unieron en contra del trato tan celebrado por el Gobierno argentino.
 
Desde el socialdemócrata SPO, uno de los que impulsaron la moción consideraron su aprobación como "un gran triunfo para los consumidores, el medioambiente, la protección de los animales y los derechos humanos".
 
La moción obtuvo el apoyo impensado del partido conservador OVP, que tiene el mayor peso en el Congreso, y del ultranacionalista FPO, desde donde se aseguró que Austria no puede arrodillarse ante los intereses de la industria.
 
También Los Verdes, que no están en el Parlamento, defendieron la necesidad de detener lo que calificaron de "acuerdo nocivo".
 
Austria celebrará sus elecciones generales el próximo 29 de septiembre. El nuevo Gobierno deberá vetar el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur cuando se vote su validez en el Consejo Europeo.
 
Para que el acuerdo pactado el 28 de junio pasado entre en vigencia deberá ser ratificado primero por los congresos de los países actores.
 
En agosto de este año el canciller argentino, Jorge Faurie, explicó en el Círculo de Legisladores de la Nación Argentina que "el acuerdo está suscripto y será el Congreso el que tendrá la última palabra".
 
"Es un esfuerzo que negociamos por mas de 20 años. Nadie creía que podríamos lograrlo pero fue el presidente Mauricio Macri quien buscó denodadamente la apertura política que Argentina necesitaba", expresó Faurie en ese entonces.
 
Sin embargo, los apoyos parlamentarios resultaron esquivos hasta el momento. En el caso del bloque europeo, el Consejo será el que le dé su aprobación (ahora con el veto de Austria) junto con el Parlamento Europeo y los Estados miembros.
 
 
__________________________________
 
El Parlamento de Austria votó en contra del pacto UE-Mercosur
 
Los legisladores aprobaron una moción que obliga a vetar ante el Consejo Europeo la aprobación del tratadoLos legisladores aprobaron una moción que obliga a vetar ante el Consejo Europeo la aprobación del tratado Fuente: Reuters
Luisa Corradini SEGUIR
Comentar
(337)
Me gusta
Compartir19 de septiembre de 2019  • 10:25
PARÍS.- En un primer golpe serio para su futura ratificación, el Parlamento austríaco votó en contra del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. Los diputados reunidos en comisión parlamentaria, obligaron así al gobierno de Viena a oponerse a la firma de ese tratado, criticado por varios países del bloque que denuncian la escasa voluntad de Brasil de respetar sus compromisos en favor del clima. Aunque los diputados podrían revertir ese pronunciamiento en una futura votación, esta decisión es vinculante y no necesita ser confirmada en sesión plenaria.
 
Si Austria persevera en su posición, ese veto significaría la interrupción definitiva del proceso ya que, por decisión de los 28 países del bloque, el tratado debe ser ratificado no solo por los Parlamentos nacionales, sino por los gobiernos de la UE reunidos en Consejo (cumbre) y por el Parlamento Europeo. "El Parlamento austríaco no está solo en esto", declaró este jueves Bernd Lange, presidente del comité de Comercio del Parlamento Europeo. "No debemos concluir ningún acuerdo si está claro desde el comienzo que algunos signatarios no cumplirán con elementos importantes [del tratado] y no hay forma de imponer que se respete lo estipulado en el texto", agregó.
 
La decisión de obligar al gobierno a rechazar el tratado fue respaldada por cuatro de los cinco partidos representados en el Parlamento austríaco. Entre ellos, figuran tendencias tan dispares como conservadores, socialdemócratas, ecologistas y extrema derecha. "Austria rechazará el acuerdo", comentó el miércoles la diputada conservadora (ÖVP) y exministra de Medio Ambiente Elisabeth Köstinger, poco después de la decisión. "En Sudamérica, el fuego destruye los bosques tropicales para crear zonas de pastoreo y enviar carne barata a Europa", argumentó.
 
 
Jörg Leichtfried, del Partido Socialdemócrata (SPÖ) consideró la decisión "un enorme éxito para los consumidores, el medio ambiente y el bienestar de los animales, así como para los derechos humanos". Leichtfried advirtió que ese acuerdo habría sido nocivo para la protección del clima y para los derechos de los trabajadores sudamericanos.
 
Pero Austria no es el único país del bloque que intenta bloquear la ratificación de ese tratado. También se pronunciaron en contra Francia, Irlanda y Luxemburgo, aunque solo verbalmente. Todos sus gobiernos expresaron la misma preocupación, desatada por la actitud del presidente brasileño Jair Bolsonaro.
 
El primero de ellos fue el presidente francés Emmanuel Macron, estimando que su homólogo brasileño le había "mentido" sobre sus compromisos en favor del medio ambiente durante la Cumbre del G-20 en Osaka.
 
Las verdaderas razones van sin duda más allá que la despreocupación de Bolsonaro por los bosques amazónicos y la preservación ambiental. La mayoría de los gobiernos europeos están sometidos a una creciente presión por parte de ONG de defensa del clima y, sobre todo, de asociaciones de agricultores, violentamente hostiles a la importación de cereales y carnes que -según afirman- representarán una seria amenaza para el sector, como lo expresó claramente la exministra austríaca Köstinger.
 
El canciller Jorge Faurie consideró, en diálogo con LA NACION, que la moción "es una facultad de Austria", y la calificó como una "movida política". "Esta instrucción tiene un tránsito de tiempo para ser cambiada, o no. Faltan unos diez meses para que esto llegue a consideración", sostuvo el canciller.
 
Y enfatizó: "Falta aún un proceso largo, hay que ver si el gobierno cambia, o toma otra actitud [...]. No hay que anticiparse, esto forma parte de la vida política".
 
La Cancillería destacó, en un comunicado, que el subcomité de referencia es uno de los ocho subcomités permanentes existentes junto con 33 comités que conforman la totalidad del Consejo Nacional.
 
Por: Luisa Corradini
 
 
Pese al rechazo de Austria, el Gobierno considera que el acuerdo UE-Mercosur continúa vigente
El parlamento austríaco vetó el tratado comercial, pero el presidente argentino considera que la decisión es una consecuencia de una crisis local y el año que viene cambiará el escenario
 
Por Román Lejtman
19 de septiembre de 2019
 
Mauricio Macri es felicitado en el G20 de Osaka (Japón) tras anunciar la firma del acuerdo Mercosur-UE. (Foto: NA)
 
Mauricio Macri considera que la decisión del Parlamento de Austria de vetar el acuerdo Mercosur-Unión Europea es solo un reflejo de la situación política interna de ese país y que el tratado bilateral continúa vigente a la espera de su aprobación definitiva. Macri conoció la decisión legislativa de Austria cuando estaba en Jujuy, adonde anoche cenó con el gobernador Gerardo Molares y hoy cumplirá una agenda oficial hasta la tarde.
 
"Esto es un gesto de política interna en Austria", aseguró Macri cuando le preguntaron ayer en Jujuy. Y remató: "El nuevo parlamento va a revocar esta orden al Consejo Europeo de vetar el acuerdo".
 
Como consecuencia de una sorpresiva crisis política, el canciller austríaco Sebastián Kurtz convocó a elecciones anticipadas para el 29 de septiembre. Kurtz, que es democristiano, tenía como socio político a un dirigente ultraderechista llamado Heinz-Christian Strache, que era su segundo en el Poder Ejecutivo.
 
Strache apareció en una cámara oculta grabada en Ibiza adonde aparece ofreciendo contratos públicos a la supuesta sobrina de un oligarca ruso a cambio de fondos negros para su campaña electoral. El vídeo fue publicado por los medios alemanes Der Spiegel y el Süddeutsche Zeitung, y el gobierno del canciller Kurtz y su socio Strache saltó por los aires.
 
 
El canciller Jorge Faurie, el ministro Dante Sica y el secretario Horacio Reyser cuando le anuncian a Macri que se firmó el acuerdo Mercosur-UE
 
Macri evaluó anoche las consecuencias de la decisión austríaca y concluyó que el acuerdo Mercosur-UE continúa vigente. Se trata de un Parlamento que será renovado en las próximas semanas, y las autoridades políticas y burocráticas de la Unión Europea ya han ratificado su decisión de enfrentar los cuestionamientos y avanzar en la ratificación de un tratado que se considera histórico. 
 
Austria no es el primer miembro de la UE que intenta hundir el acuerdo bilateral. Sucedió en julio con Irlanda y aún está pendiente la estrategia política de Emmanuel Macron, que presiona a Jair Bolsonaro por su negativa a respetar el Acuerdo de Cambio Climático de París.
 
El presidente de Francia amenaza con voltear el tratado Mercosur-UE si Brasil no ratifica su adhesión a ciertas normas para preservar la ecología mundial, y Bolsonaro replicó de mala manera e hizo una alusión misógina hacia Brigitte Macron.
 
A este contexto global se deben agregar las circunstancias electorales de la coyuntura doméstica. Macri perdió las PASO contra Alberto Fernández, el candidato presidencial del Frente de Todos que rechaza los términos del acuerdo Mercosur-UE. Para Macri, el tratado es su legado internacional; para Fernández es solo humo y marketing político.
 
La Unión Europea acostumbra a respetar sus acuerdos bilaterales y Austria no es un estado miembro con suficiente poder para enfrentar decisiones asumidas por unanimidad política en Bruselas.
 
Sin embargo, en la UE observan con atención la dinámica electoral de la Argentina: asumen que si Macri no es reelecto, el acuerdo con el Mercosur solo será un caso de estudio académico en los cursos de relaciones exteriores en Europa.
 
 
Fuentes: Twitter /La Nación /Minuto Uno