22 de Septiembre, 2019
Radio Mercosur
América

Acuerdo UE-Mercosur en peligro futuro

Amazonia y Argentina ponen en riesgo el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea

Responsive image
MERCOSUR - La deforestación ha aumentado desde el año pasado tras la elección de Bolsonaro. Sus planes para desarrollar la Amazonia han alarmado a ecologistas.
 
El retroceso de Brasil en la conservación de la Amazonia bajo la presidencia de Jair Bolsonaro y el probable retorno de un peronista al poder en Argentina podrían retrasar o incluso descarrilar la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, que demoró dos décadas en negociarse.
 
La deforestación ha aumentado desde el año pasado tras la elección de Bolsonaro. Sus planes para desarrollar la Amazonia han alarmado a ecologistas y han dado munición a los opositores europeos al acuerdo con el bloque regional. Dos exministros de Medio Ambiente de Brasil, José Sarney e Izabella Teixeira, dijeron que Bolsonaro ha socavado rápidamente la reputación que Brasil había ganado como productor responsable de alimentos y líder en foros ambientales  mundiales.
 
"Nadie imaginó que desmantelaría los mecanismos de gestión y control de Brasil para proteger el medio ambiente de manera tan rápida y eficaz", dijo Sarney en una entrevista.Para Sarney, Bolsonaro ha desmoralizado deliberadamente a las agencias ambientales y ha dado a los mineros ilegales un incentivo para talar árboles e invadir reservas indígenas.
 
Sarney -hijo del expresidente José Sarney- dijo que hay un "alto riesgo" de que algunos parlamentos de la UE, particularmente de los grandes países agrícolas como Francia, no ratifiquen el acuerdo al que llegaron el mes pasado con Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió en junio de que no ratificaría el pacto UE-Mercosur si Bolsonaro retiraba a Brasil del acuerdo climático de París.Ante la tensión con Francia por la  política de cambio climático y medioambiente, Bolsonaro canceló repentinamente una reunión del 29 de julio con el canciller francés Jean-Yves Le Drian para ir a cortarse el pelo. 
 
 
Alemania y Noruega han suspendido las donaciones a un fondo de 1.200 millones de dólares para respaldar proyectos sostenibles en la Amazonia, luego que el gobierno cerró el comité directivo que selecciona las iniciativas y planeó usarlo para compensar a agricultores a los que se les  expropiaron tierras en áreas protegidas.
 
Bolsonaro, que ha atacado la injerencia extranjera en la Amazonia, replicó que Brasil no tenía nada que aprender de los países europeos y que no necesitaba el dinero. Los fondos, agregó, deberían usarse para reforestar Alemania.Diplomáticos y analistas europeos dijeron que la posición de Bolsonaro sobre la Amazonia elevará la oposición al acuerdo con el Mercosur, que ya enfrenta críticas."Básicamente, tienes un presidente que está torpedeando este acuerdo, no solo con su política ambiental, sino con la forma en que la presenta al mundo", dijo Oliver Stuenkel, experto en asuntos internacionales de la Fundación Getulio Vargas en San Pablo.La deforestación en Brasil más que se triplicó este año, según la agencia de investigación oficial INPE de Brasil. Bolsonaro acusó que la información era engañosa y despidió al jefe de la agencia.
 
Al poderoso sector agroindustrial de Brasil, que logró que Bolsonaro no retirara al país del acuerdo de París, le preocupa que su postura sobre la Amazonia pueda provocar un boicot a sus exportaciones.El magnate agropecuario y exministro de Agricultura, Blairo Maggi, dijo al periódico Valor Económico que los discursos "agresivos" de Bolsonaro podrían hundir el acuerdo UE-Mercosur y destruir años de trabajo para lograr que las exportaciones de alimentos de Brasil tengan un sello ecológico.Walter Schalka, presidente ejecutivo de Suzano Papel e Celulose SA, instó a los líderes agrícolas esta semana a levantar su voz en contra del aumento de la deforestación en la Amazonia.
 
 
"Brasil tendrá que demostrar que puede  producir sus productos de manera sostenible, sin aumentar la deforestación", dijo a Reuters el exministro Teixeira. "Hoy los países cuestionan la credibilidad de Brasil". Las elecciones primarias del domingo en Argentina colocaron el acuerdo UE-Mercosur bajo una nueva sombra de incertidumbre, luego de que el candidato peronista Alberto Fernández emergió como favorito para ganar las elecciones presidenciales en octubre.
 
Fernández ha dicho que quiere renegociar partes del acuerdo comercial con la UE que no le convienen a Argentina, lo que podría complicar un pacto ante la creciente resistencia en Europa.
 
"Si Fernández es elegido y quiere renegociar partes del acuerdo, tendría que reabrirse entero. Volveríamos al punto de partida", dijo un diplomático europeo en Brasil a condición de anonimato debido a lo delicado del asunto.Si bien Fernández es un peronista moderado, su compañera de fórmula es la expresidenta Cristina Kirchner, partidaria del proteccionismo y no demasiado defensora del acuerdo con la UE.El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil no quiso hablar de las perspectivas del acuerdo UE-Mercosur si gana Fernández.
 
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, atacó a Noruega tras el bloqueo de fondos destinados a la Amazonia y argumentó que el país escandinavo no "tiene moral para dar ejemplo" porque allí "matan ballenas".Noruega anunció este jueves la suspensión de unos 33 millones de euros destinados al Fondo Amazonia, dedicado a la protección ambiental y del que junto a Alemania son los principales patrocinadores. La decisión fue anunciada por el ministro de Clima y Medioambiente noruego, Ola Elvestuen, en una entrevista al periódico Dagens Næringsliv en la que criticó las elevadas cifras de deforestación en Brasil."En Noruega hay matanza de ballenas. No tienen moral para dar ejemplos. Y además retira petróleo del Polo Norte", respondió Bolsonaro en Facebook. 
 
También sugirió a Noruega que destine ese dinero para replantar Alemania, país que ha anunciado un bloqueo de recursos para este fondo destinado a mejorar la gestión de zonas protegidas, así como el control y la fiscalización del medioambiente, entre otros fines.
 
El gobierno de Bolsonaro ha sugerido que el fondo pueda ser usado para compensar económicamente a dueños de tierras situadas en la Amazonia o  indemnizar a aquellos que poseen haciendas en las que se prohíbe toda actividad productiva. En su transmisión semanal a través de Facebook -la cual realiza cada jueves-, el presidente volvió a criticar la intromisión de otros países en las cuestiones medioambientales y los acusó de "hacer campaña contra Brasil" y  de estar interesados en la riqueza del país.
 
 
Fuente: El País – Montevideo