23 de Mayo, 2019
Radio Mercosur
Mercosur

MAURICIO MACRI ASUME LA PRESIDENCIA DEL MERCOSUR

Mauricio Macri viaja a Uruguay y asume una complicada presidencia del Mercosur

Responsive image
MERCOSUR - El que se inicia ahora es un período de complicaciones pero también de definiciones para el bloque, que no pudo concretar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.
 
Mauricio Macri emprenderá el martes 18 un breve viaje a Montevideo, donde recibirá de Tabaré Vázquez la presidencia del Mercosur que la Argentina ejercerá por los próximos seis meses. Entre lunes y martes tendrá lugar la cumbre semestral de presidentes del bloque y de países asociados. El que se inicia ahora es un período de complicaciones pero también de definiciones para el Mercosur, que no pudo concretar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea cuyas negociaciones se habían acelerado en estos últimos años. Pero tampoco pudo lograr la ansiada flexibilización de su mercado a terceros países y bloques por restricciones propias y por una escena internacional cada vez más cerrada.
 
La presidencia argentina del bloque va a trabajar sobre lo que llaman un "Mercosur del Siglo XXI" indicaron a este diario desde la jefatura de Gabinete, y desde la Cancillería. Se refiere a medidas de flexibilización y apertura, que todos reclaman pero no consensúan. Además, el  Gobierno quiere que la dirección de la secretaría del Mercosur sea ahora ocupada por un funcionario argentino. La semana pasada Según pudo saber Clarín también, de lo que se hable en esta cumbre decantará o no el viaje del Presidente a la asunción del ex capitán de Ejército Jair Bolsonaro, que asumirá la presidencia de Brasil el 1 de enero próximo. Aunque el canciller Jorge Faurie había adelantado que ya tenía hasta una habitación de hotel para Macri en Brasilia, en Buenos Aires dieron de baja esa posibilidad porque hasta ahora, el mandatario tenía pensado pasar el fin de año recluido con su familia en la Patagonia. Ese cruce instaló polémica.
 
 
Oficialmente, desde la Casa Rosada no se informó formalmente que vaya o no vaya. Los primeros viajes del Presidente en 2019 que sí están oficializados, son a la India, en febrero, y a Bruselas en el primer trimestre. Este posiblemente sea en abril y será a las instituciones de la Unión Europea, aunque también visitará al reino de Bélgica de manera oficial. Este viaje a la UE está relacionado con lo que ocurra entre lunes y martes en Montevideo, con el futuro del Mercosur y con lo que también ocurra en las negociaciones UE- Mercosur.
 
El miércoles la canciller alemana Angela Merkel (jefa de Gobierno) aseveró hoy que "se está acabando el tiempo" para lograr avanzar en un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, al entender que "no será tan fácil" de alcanzar con el nuevo gobierno de Bolsonaro, en Brasil. Sus dichos son coincidentes con los que expresó el presidente francés, Emmanuel Macron, durante la Cumbre de Líderes del G20, en Buenos Aires. Pero Macron fue por otro lado y no refirió al proteccionismo de Francia, Polonia e Irlanda que obstaculizan las negociaciones con el Mercosur del lado proteccionista europeo. Planteó que "Francia tiene prioridades y tiene sus propios ejes de trabajo que quieren sean respetados", y si bien prefirió "no hablar sobre las intenciones del futuro presidente de Brasil", aseveró que su país "no aceptará ni negociar a nada que no respete los acuerdos de París".
 
Y la semana pasada en Bueno Aires, fue el ministro de Economía uruguayo, Danilo Astori, el que dudó de que se lleve adelante ese TLC. "Europa tiene problemas importantes que últimamente han dificultado el acuerdo, como el Brexit o la cuestión de los alimentos en  Francia, Irlanda y Polonia. A la vez, nosotros hemos tenido los nuestros y en muchos casos no nos hemos puesto de acuerdo sobre qué propuesta llevar adelante", dijo.
 
 
En Presidencia afirmaron a esta diario que el viaje a Brasilia de Macri se definirá tras la cumbre del martes. A la capital brasileña no hay vuelo directo desde Buenos Aires. O se alquila un avión privado o se emprende el viaje el 31 de diciembre por aerolínea comercial ya que no hay avión presidencial Los únicos presidentes que confirmaron asistencia en la asunción del brasileño son Sebastián Piñera (Chile), Mario Abdo Benitez (Paraguay) e Iván Duque (Colombia). El país vecino no suele invitar a este traspaso y es voluntad de cada presidente ir o no. El último argentino que lo hizo fue Eduardo Duhalde en 2003. En Argentina se armó tanto revuelo con la posible ausencia de Macri, que hasta el senador Miguel Angel Pichetto aconsejó estar presente en la asunción de Bolsonaro, por ser Brasil el principal socio argentino.
 
Por otro lado, desde el equipo de Bolsonaro vienen transmitiendo señales que dan por acabada aquella prioridad mutua que se habían prometido Argentina y Brasil en su sociedad en el Mercosur. Pero ya mismo, el equipo saliente de Michel Temer recientemente selló un acuerdo de comercio con Chile. Es la alianza que gusta al futuro ministro de Economía Paulo Guedes, ajeno a la Argentina. Bolsonaro también busca la sombra de Washington, pero eso todavía no ha pasado por el tamiz de Itamaraty.
 
En un año electoral de Argentina, y donde Macri aspirará a reelegirse, la opción en estos asuntos será la de discreción y definiciones a última hora.
 
Entre tanto, en Brasil se conoció una nueva encuesta. El 75 % de los brasileños cree que las medidas que pretende promover el futuro presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, están en el "camino correcto", mientras que el 64 % opina que su Gobierno, que comenzará el próximo 1 de enero, será "óptimo o bueno".
 
 
Fuente: Clarin
Natasha Niebieskikwiat
17-12-2018
 
 
MERCOSUR : OPORTUNIDAD O RIESGO - ASUME  JAIR BOLSONARO EN BRASIL
 
La flexibilización del Mercosur de Bolsonaro: ¿oportunidad o riesgo?  El gobierno uruguayo para lograr una mayor libertad negociadora, pero la apertura brasileña puede hacerle daño al país .
 
El presidente uruguayo Tabaré Vázquez entregará la presidencia del Mercosur a su par Mauricio Macri la semana próxima en una cumbre marcada por la incertidumbre acerca del futuro del bloque luego del primero de enero en el que Jair Bolsonaro asumirá el mando en Brasil.
 
Durante la campaña electoral, Bolsonaro planteó su intención de "flexibilizar" el bloque sudamericano, una idea que sostuvo las pocas veces en que habló del Mercosur. "Queremos que el Mercosur continúe pero con su debida dimensión (...) queremos tener libertad para volar más alto. Por ejemplo, Inglaterra salió de la Unión Europea, ¿por qué no hacemos negocios con Inglaterra y tenemos en parte que pedir la bendición al Mercosur?", dijo a principios de noviembre en una entrevista con la cadena Bandeirantes desde su casa en Río de Janeiro. Un planteo similar había realizado su futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, en una rueda de prensa en la que dijo que el "Mercosur no es una prioridad" y que Brasil "ha quedado prisionero de alianzas" que no le son favorables para su economía. Las declaraciones de los futuros gobernantes brasileños son tomadas con "cautela" dentro del gobierno uruguayo, sobre todo
porque aún no hay un cabal entendimiento de las implicancias de la nueva política de Itamaraty para el bloque. Fuentes de la Cancillería señalaron a El Observador que no hay "parámetros" para saber con exactitud a qué se refieren cuando hablan de "flexibilización", aunque destacan que hay dos
opciones posibles: que Brasil se "corte solo", lo cual entiende que sería negativo, o que permita que los estados parte negocien con mayor libertad y a diferentes ritmos pero dentro del paraguas del bloque, una propuesta que Uruguay ha defendido de forma incesante.
 
 
Advertencias.
 
Las dificultades de que los vecinos se salgan del Mercosur fueron expuestas por la directora general para Asuntos de Integración y Mercosur del Ministerio de Relaciones Exteriores, Valeria Csukasi, semanas atrás ante un grupo de empresarios. "Si Argentina y Brasil salen del Mercosur nadie va a venir a negociar con Uruguay. Para lograr acuerdos comerciales sustantivos hay que ser duro en la negociación y para ser duro necesitamos a Brasil. ¿A quién se le ocurre que Uruguay puede serlo solamente parado delante de la Unión Europea o Estados Unidos? ¿A ustedes les parece?", dijo.
 
En tanto, la posibilidad de negociar a "dos velocidades" ha sido planteada en más de una oportunidad por la Cancillería uruguaya, sin eco en sus socios regionales. Recién a fines de setiembre Uruguay consiguió en Argentina un socio para lograr esta flexibilización, cuando el gobierno de Macri envió una nota al Consejo del Mercosur a raíz del estancamiento en la firma del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.
 
Esta propuesta tampoco es nueva para Uruguay. En 2004 el gobierno de Jorge Batlle firmó un TLC con México sin la intervención del bloque, pese a que estaba vigente la resolución 32/00, que algunos interpretan como prohibitiva para negociar acuerdos por fuera de la organización.A fines de octubre, luego de saludar a Bolsonaro por su victoria, el presidente Vázquez pidió "esperar" a que asumiera para ver qué actitud iba a tener hacia el Mercosur. Lo mismo señaló el canciller Rodolfo Nin Novoa en la Cámara Española de Comercio un día antes de reunirse con el futuro canciller de Brasil, Ernesto Araújo. "Una cosa es decir cosas en campañas electorales, pero vamos a ver qué es lo que hace en la práctica", manifestó y dijo que tenía "expectativas" de "poder influir en el pensamiento de los brasileños junto a Argentina y Paraguay de la importancia que tiene el Mercosur para todos". Pese a que el gobierno tenía "expectativa", el  próximo presidente brasileño no asistirá a la cumbre del Mercosur ya que no fue invitado por Michel Temer, por lo que Vázquez y Bolsonaro se verán las caras recién el primero de enero, durante la ceremonia de asunción a la que el presidente uruguayo viajará junto al canciller.
 
 
El acuerdo con la UE
 
Cuando a fines del 2017 se decía que el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea jugaba una carrera contra el tiempo o, de forma más precisa, contra el mojón de las elecciones en Brasil se estaba haciendo una advertencia sobre la volatilidad política de estos tiempos.
 
Llevó 20 años para que Argentina y Brasil pudieran estar en la misma página frente a la Unión Europea, pero la imprevisibilidad de un cambio de viento en el timón del Estado más importante del continente podía hacer peligrar esa necesaria armonía.
 
Con la victoria de Bolsonaro se hizo realidad el peor pronóstico y ahora los europeos ponen en duda que la demorada negociación vaya a parar a algún puerto. Hace diez días, el presidente francés Emmanuel Macron aterrizó en Buenos Aires para asistir a la cumbre del G20 y todavía no había saludado cuando ya estaba diciendo que si la trayectoria del acuerdo venía complicada, con Bolsonaro -proteccionista, opositor al multilateralismo y simpatizante de Donald Trump- la historia se pondría peor.
 
Pero la cuestión no es solo Macron. En el gobierno uruguayo vieron con preocupación que la canciller alemana Angela Merkel -la aliada más importante que el Mercosur tuvo en la UE para propulsar el acuerdotambién haya señalado lo mismo que su par francés. Merkel dijo en un encuentro con parlamentarios de su país que la llegada de Bolsonaro a la Presidencia de Brasil volverá más difícil la firma del acuerdo.
 
 
 
Fuente: EL OBSERVADOR
Montevideo - Uruguay
17-12-2018
Santiago Soravilla - @SantiSoravilla