20 de Julio, 2018
Radio Mercosur
América

CHILE EXPULSARÁ A 2.000 INMIGRANTES

El gobierno de derecha de Sebastián Piñera anunció que expulsará a más de 2.000 inmigrantes con antecedentes penales que ya cumplieron condena.

Responsive image

     La determinación se enmarca dentro de la nueva Ley de Migración que empezó a regir el 23 de abril y que considera un proceso de tres meses para la regularización de los extranjeros que ingresaron al país hasta antes de la primera semana de marzo de este año. Según explicó al diario El Mercurio el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, las deportaciones se harán por etapas.

    La primera, se identificará a los foráneos que ya cumplieron condena en Chile, que se encuentran en libertad y que, por ley, deben ser expulsados. De estos, ya fueron devueltos a sus países de origen un total de 59 peruanos y bolivianos por tráfico de drogas y robo con intimidación. La autoridad indicó que ellos son parte de un grupo de 194 extranjeros que ya cumplieron condena y que serán expulsados antes del 31 de agosto. En el caso de inmigrantes de países vecinos, serán colocados en la frontera, vía terrestre. En los otros casos, se hará por vía aérea lo que demorará por tener que regirse por un estricto protocolo internacional. Por ejemplo, las aerolíneas sólo pueden llevar a dos expulsados por vuelo. Simultáneamente, se está registrando a todos aquellos que están cumpliendo sentencia para ser inmediatamente enviados a sus países.
    La segunda etapa abarcará a aquellos extranjeros que ingresaron de manera irregular y no se regularizaron. Ubilla precisó que son 400 personas y su deportación está en proceso. La tercera etapa comenzará en un mes más -el 23 de julio- un día después del término del proceso de regularización. El subsecretario del Interior precisó que "se asume que quienes no se inscriban es porque probablemente tienen antecedentes penales" y, por lo tanto, se les buscará para su expulsión. En los últimos cuatro años, el gobierno chileno ha deportado a más de 5.000 extranjeros. En 2014, fueron 1.019 personas; en 2015, 1.210; en 2016, 1.137; en 2017, 1.609; y, en lo que va de 2018, 771 personas. Ubilla señaló que con Ecuador y Colombia es más fácil obtener antecedentes sobre sus connacionales por cuanto tienen sistemas de registros parecidos a los de Chile. En cambio, acotó, "hay países más débiles en sus sistemas de tecnología, como Haití.
    Eso se ve caso a caso". Pese a que Chile cuenta con personal calificado para el tema migratorio, Ubilla señaló que hay aspectos pendientes, como "tecnificar la gestión de la policía civil de Investigaciones (PDI) con mejor tecnología". "Hemos discutido eso con estados Unidos por la Visa Waiver, sobre la tecnología de identificación en los aeropuertos, como el reconocimiento facial, que debiera ser el mecanismo de que disponga la PDI". El problema es el alto costo de estos nuevos sistemas, admitió la autoridad. El gobierno estimó en abril pasado en 1.119.000 extranjeros residentes en el país (equivalente a un 7% del total de la población que vive en el país), de los cuales 300 mil estarían en situación irregular.
    Ubilla reconoció que "no hay antecedentes objetivos que indiquen que los extranjeros delinquen más que los chilenos", pero, añadió, "nadie quiere tener extranjeros delincuentes". Chile ha tenido en la últimos ocho años un nuevo flujo migratorio latinoamericano, que se ha sumado a la ola de ingreso de peruanos en los 90, ecuatorianos, bolivianos, colombianos, venezolanos y haitianos.
    En 2007, bajo el primer gobierno de Michelle Bachelet, se hizo un proceso de regularización migratoria que acogió a 50 mil extranjeros. Las autoridades proyectan que el actual proceso, que culmina el 22 de julio, abarcará a 200 mil inmigrantes.
 
Fuente: ANSA